Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemas

Sistema de nombres de dominio

Los servidores DNS son dispositivos informáticos que ejecutan un software especial para comunicarse entre sí empleando protocolos muy específicos. Son capaces de almacenar bases de datos de nombres de host asociados a direcciones IP públicas.

El acrónimo DNS significa Domain Name System o por su traducción al español Sistema de Nombres de Dominio. Este sistema nos permite dar nombres inteligibles a sitios cuya identificación es leída en la web en forma numérica. En otras palabras, nos permite colocarle nombre, como por ejemplo: google.com a una dirección asignada o IP de estas características 216.58.206.238.

Todos los dispositivos se conectan a Internet mediante códigos numéricos asociados a una dirección IP. A su vez, las direcciones IP, están asociadas a nombres fáciles de recordar como es el caso del ejemplo anterior.

Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemas

¿Cómo nace el sistema DNS?

Este sistema se creó como soporte de comunicaciones a través del correo electrónico en ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network). ARPANET fue una red intergubernamental creada por encargo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Con el pasar de los años ARPANET se transformó en lo que hoy día es Internet.

A mediado de los años 80’s se definieron los protocolos que conformaron el actual sistema DNS. Pero fue en la década de los 90’s cuando comenzó su mayor auge entre los usuarios de Internet. Fue creado en 1983 por Paul Mockapetris, científico informático norteamericano, nacido en Boston, Massachusetts en 1948.

El sistema ideado por Paul Mockapetris permitía, mediante la asignación de nombres jerarquizados, asignar dichos nombres, fáciles de recordar, a direcciones numéricas IP. Esta metodología ha permitido facilitar la comunicación entre los usuarios y los diferentes sitios web que queremos visitar.

¿Cómo funciona el sistema DNS? 

Cada uno de los dominios existentes tiene uno o más servidores DNS, los cuales están autorizados a publicar la información en los demás dominios.

En el siguiente ejemplo, veremos que a cada dominio le corresponde dos DNS asignados:

Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemas

Sobre cada una de las jerarquías se hallan los servidores de nombre raíz. Estos serán los servidores a los que consultaremos cuando buscamos un dominio de nivel superior (TLD).

A continuación, apreciaremos en forma gráfica cómo ocurre el proceso de comunicación entre los servidores:

Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemas

Cuando un servidor DNS primario falla, lo usual es que exista un DNS secundario o alternativo que funciona de manera independiente en una red diferente a la del DNS primario. Esto garantiza un servicio confiable por sus características redundantes.

Esta forma de funcionamiento garantiza que cuando el servidor de DNS primario falle, la alternativa del servidor DNS secundario, pueda responder a las solicitudes de los sitios web.

Muchos proveedores de hosting, en caso de contingencia, proveen del servicio DNS Failover (conmutación por error de DNS). Este servicio sirve como plan de contingencia cuando un servidor no responde.

¿Cómo verificar a qué DNS apunta nuestro dominio?

Existen muchos servicios en Internet que nos pueden proporcionar información de un dominio. Podemos conocer datos como: información del registrador, del registrante y los DNS a los que apunta nuestro dominio. Podemos hacerlo mediante Whois.

Whois es un sistema de consulta de registros de Internet ampliamente utilizado que identifica quién es el propietario de un dominio y cómo contactarlo. El sistema se basa en un protocolo TCP de consulta-respuesta. Esta información es accesible al público a menos que la ocultemos mediante el servicio OwO. Este servicio está disponible de forma gratuita y permite ocultar datos como: direcciones, números de teléfono o correo electrónico.

Existen varias maneras de averiguar hacia dónde apunta nuestro dominio:

  • Ejecutando Whois desde nuestro terminal.
  • Consultando en DomainTools.
  • Comprobándolo en el Área de Cliente en Dominios -> Mis Dominios en la pestaña Nameservers.
  • Comprobando en DNS Propagation Checker.

Una vez que sabemos hacia dónde apuntan nuestros DNS, podremos determinar si lo hacen correctamente. Si no es así, tendremos que modificarlos.

Es probable que los dominios no apunten a los DNS del mismo servidor, ya que pueden separarse dependiendo del servicio (web, email, etc.). En estos casos el tráfico puede ser desviado hacia servidores diferentes.

¿Cómo están compuestos los DNS?

Los DNS están compuestos por los siguientes registros:

  • Dominio de primer nivel o Root Domain
  • CNAME o Nombre Canónico
  • A (Address Record)
  • MX (Mail Exchange)
  • PTR (Pointer Record)
  • NS (Name Server Record)
  • TXT (Sender Policy Framework y DomainKeys)
  • SOA (Start of Authority Record)

En el caso específico de los servidores de nombres o servidores NS, éstos contienen toda la información relacionada con los nombres de dominios.

Podemos tener un blog o web alojado en un servidor distinto pero del mismo proveedor de hosting. Es posible tener nuestro dominio apuntando al registro A para la web y tener el correo apuntando al registro MX en otro servidor diferente y además externo.

¿Cómo asignamos un DNS a un dominio?

Podemos asignar de manera normal los DNS desde el Área de clientes. Los DNS se pueden asignar o modificar en el Área de clientes en Dominios -> Mis Dominios. Seguidamente, en la pestaña Nameservers seleccionamos los dominios a cambiar, y finalmente aplicamos en Cambiar Nameservers.

Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemasLos cambios aplicados no se harán efectivos de manera inmediata. Para que estos cambios de dominio se hagan efectivos debe transcurrir algún tiempo hasta que puedan ser visibles en la web. Esto se llama propagación de DNS y corresponde al tiempo de demora para obtener la respuesta esperada a los cambios de dominio en Internet.

Esta demora suele ser de 24 horas normalmente, salvo en el casos de los dominios TLD .es (procesados por nic.es) que pueden tardar algo más.

En el caso de los dominios de nivel superior o TLD (.com, .net, ,org, etc.), una vez realizados los cambios de DNS se pueden propagar a través de la red a los pocos minutos o hasta 4 horas. El tiempo de propagación depende de los ajustes de nuestro TTL configurado en los registros DNS, del ISP o proveedor de servicios de Internet y del registrador de nuestro dominio.

¿Cómo solucionar los errores de los DNS?

Los DNS son imprescindibles para que cualquier usuario pueda acceder a nuestro sitio web por Internet. Por lo tanto, deben funcionar correctamente.

Cuando los DNS asociados a nuestra web fallan, los visitantes recibirán el siguiente mensaje de error: Página no encontrada404 Page Not Found.

Los errores en los DNS no son muy frecuentes pero podrían presentarse cuando su asignación sea incorrecta. En ese caso, el mensaje de error sería el siguiente: El servidor DNS no responde.

Servidores DNS y algunas soluciones a sus problemasLas causas de estos errores están asociadas a problemas de conexión desde el navegador al intentar comunicarse con algún sitio web.

También puede darse el error de Servidor DNS no encontrado debido a problemas en el funcionamiento de los protocolos TCP/IP o DHCP. Este inconveniente puede presentarse por una mala conexión de nuestro router o módem, o problemas con las redes de fibra óptica de nuestro proveedor de Internet.

En algunos casos, estos problemas que impiden la comunicación con Internet, están asociados a dispositivos infectados con virus o malware.

Cuando encontremos algún problema, al abrir una página web en nuestro navegador por defecto, una opción que nos ayuda a descartar la posible causa, es tratar de abrir la misma página desde otro navegador. Además, debemos asegurarnos de tener siempre nuestro navegador principal o de uso habitual, actualizado.

¿Cómo limpiar la caché de los DNS en nuestro ordenador?

Es recomendable que después de realizar los cambios de los DNS borremos la caché local (flush DNS) en nuestro PC. Esto debido a que los DNS quedan almacenados en el ordenador. De esta forma mantendremos renovada la información de la caché.

Para realizar la limpieza de la caché, desde la consola de nuestro ordenador, escribimos la siguiente secuencia de comandos:

  • En el sistema operativo Windows:
  • En el sistema operativo GNU/Linux:
O según sea la distribución de Linux:
  • En el sistema operativo macOS:

Otras posibles causas de problemas

Si sospechamos que la falla está en nuestro router o módem, probamos apagándolo y esperamos un par de minutos. Luego lo encendemos, esperamos a que se active completamente e intentamos acceder a Internet para verificar si navegamos con normalidad.

Si el problema persiste y nos hemos percatado que al ingresar en el navegador de nuestro móvil logramos conectarnos, solo nos queda contactar a nuestro proveedor de Internet (ISP) para solventar el inconveniente.

Otra prueba que podemos hacer es conectarnos directamente por cable a nuestro router o módem. Ya que es probable que la conexión por Wi-Fi tenga problemas de saturación en el canal asignado a nuestro SSID en la red inalámbrica. Podría ser también, por existir mucha distancia entre los puntos de conexión a la red inalámbrica.

No descartemos que el cortafuegos o Firewall de nuestro dispositivo interfiera con los protocolos de navegación. Intentemos desactivarlo para hacer la prueba y luego lo volvemos a activar.

¿Cómo asignar nuevos DNS?

Si a pesar de estas pruebas continuamos con el problema, siempre podremos asignar nuevos DNS a nuestro router o módem. Utilicemos por ejemplo, los de Google:

Estos son los DNS de Google para IPv4:

  • 8.8.8.8
  • 4.4.4.4

Estos son los DNS de Google para IPv6:

  • 2001:4860:4860::8888
  • 2001:4860:4860::8844

Estas asignaciones las podemos realizar desde nuestro dispositivo router o módem, si accedemos a sus configuraciones:

Los DNS públicos de Google son gratuitos, bastante más rápidos y en la actualidad son compatibles con HTTPS.

Para finalizar

Está comprobado que gran parte de los problemas con dominios, recientemente adquiridos o transferidos a nuevos proveedores, se deben a los DNS o Nameservers. Para poder usar nuestros DNS correctamente y sin inconvenientes, es fundamental entender cómo diagnosticar y resolver sus incidencias.

Esperamos haber sido de gran ayuda con este tutorial. Para conocer más de nuestros tutoriales puedes ingresar en Ayuda Hosting.

 

¿Te resultó útil este artículo?

Related Articles